martes, 19 de junio de 2007

Misteriosas aventuras de M.Appeal

Río me atraviesa lentamente
Pasé una semana en San Pablo. Debía percibir las tendencias para la próxima temporada. Y, sin más sobresaltos, tenía que tomar mi vuelo de regreso a Buenos Aires.
Pero una vez en el aeropuerto, decidí hacer escala en Río de Janeiro. Pagué la multa y me subí al avión. Me senté del lado de la ventanilla y me puse los auriculares. Media hora más tarde, un chico-de unos 30 años, imaginé- ocupó el asiento junto al mío. Con una piel ligeramente bronceada y una mirada atractiva, sonrió y dijo:
-Hola, qué casualidad que me tocó aquí, con una niña guapa como tú.
-Ah, qué tal-contesté. Me pareció haberte visto en el asiento de atrás, cerca de los baños.
Me contó que vive en Bogotá, donde tiene su Agencia de Publicidad, una de las más importantes de Colombia. Se dirigía a Buenos Aires, para trabajar con uno de sus clientes. Sería su primera vez allí, y estaba ansioso por conocerla.
Se puso a escribir algo en una hoja de un cuaderno. La arrancó y la guardó dentro del libro que estaba leyendo:
-Toma, te lo regalo. Dentro tienes mi dirección de email. Léelo y luego me cuentas qué te pareció.
- Gracias Charly-le respondí. Lo voy a leer en Río, mientras tomo sol en la playa de Le Blon.
- Okey, pero puede ser peligroso. El tenista-personaje principal- es un excelente profesional, y su oficio es corromper las almas.
-Mmmm, bueno, veré qué papel me toca en este juego.

Continuará.
M.Appeal

5 comentarios:

Anónimo dijo...

M.Appel.. el suspenso esta bueno.. pero queremos acción!!! pobre colombiano.. no me quiero imaginar lo que le espera!!
KT

Joven Argentino dijo...

Publicista? Tenista? No entendí, sera q estoy quemado? Un beso M.

Anónimo dijo...

El colombiano es publicista. El tenista es el protagonista del libro.
M.Appeal

el burrito dijo...

Comparto con KT, esta bueno pero accion urgente!! saludos M!

Anónimo dijo...

Durante el convulsionado período de los reinos de taifas, etapa final de la dominación musulmana en España, un rey mandó inscribir, entre los frisos de la Alhambra, esta sentencia:..."Voluble es el amor, oh rey, como el de la mujer o como la luz de la Luna, variable en períodos; pero tu amor ha de ser como el fulgor de las estrellas, que eternamente prosiguen en el cielo sus rutas prefijadas...", M Appeal le pido que continúe su relato..